La Teología de la Historia según Francisco Canals Vidal

Una nueva investigación sobre la obra de F. Canals Vidal

Se acaba de publicar en Editorial Balmes un estudio de Xavier Prevosti Vives sobre La Teología de la Historia según Francisco Canals Vidal (Barcelona 2015). Se trata de la tesina de licenciatura eclesiástica en Teología Dogmática que su autor defendió en el Instituto de Estudios Teológicos “San Ildefonso” en abril de 2015.

En sus más de 300 páginas el autor expone sintéticamente el pensamiento del doctor F. Canals sobre la cuestión. Con gran acopio de citas y referencias bibliográficas la obra incluye además de un capítulo biográfico de gran interés y un anexo con escritos inéditos de Juan Rovira Orlandis, S.I. Reproducimos aquí la presentación, realizada por la doctora Mercedes Palet Fritschi, y la misma introducción al libro.

Para adquirir el libro puede hacerlo comprando online aquí o en la misma Librería Balmes. Para comprar fuera de España, está disponible a través de Amazon en este enlace.

Presentación

La Teología de la Historia según F. Canals Vidal

La Teología de la Historia según F. Canals Vidal, por X. Prevosti Vives, Balmes (Barcelona 2015)

En abril de 2015 tuve ocasión, inesperada ocasión y muy agradable oportunidad, de asistir a la presentación de la tesina de Licenciatura en Teología que Xavier Prevosti Vives defendió en el Seminario Diocesano San Ildefonso de Toledo con el título La teología de la historia según Francisco Canals Vidal. Quedo ahora agradablemente sorprendida y honrada al atender a la petición que su autor me hace de presentar la publicación de aquel trabajo de Licenciatura en cuya defensa académica pude estar presente. Mi condición personal y profesional no me permite valoración ni juicio científico fundado sobre el contenido teológico del trabajo. Pero, apoyándome en una labor de docencia universitaria de muchos años y en una práctica de la psicología siempre a la búsqueda de un conocimiento del hombre iluminado por la enseñanza de santo Tomás de Aquino, me atrevo a proponer algunas sugerencias que animen a la lectura del precioso trabajo que el lector tiene en sus manos. Y se da todavía otro punto que me anima a esta labor, el del carácter común que une no sólo en la amistad a personas de distinta vocación y modo de vida, el de ser ambos discípulos de quien fue maestro de ciencia y de vida, Francisco Canals Vidal.

El interés y el tesón del autor han hecho posible lo que hubiera sido una empresa ardua para un investigador consagrado: presentar en poco más de 200 páginas un estudio exhaustivo y riguroso de las aportaciones de Canals en Teología de la Historia, con un rigor científico tan serio que se plasma en nada menos que 700 interesantísimas y muy ilustrativas notas a pie de página y en un elenco bibliográfico impresionante por su variación y complejidad, que ha sido estudiado profunda y detalladamente y que permite al lector una inmersión total en la obra de Canals. Quien tenga idea de la amplitud de la obra de Canals coincidirá conmigo en otra apreciación: Xavier Prevosti ha sabido ordenar y articular de forma magistral la inmensa obra de Canals en torno a los puntos en los que ha querido centrar (y obligadamente acotar) su investigación.

Estamos ante un trabajo muy profundo y de gran síntesis, claro y ordenado, que se lee con fluidez. La exposición es pausada pero muy ágil, tranquila pero siempre en avance. Me recuerda el modo de hacer de un alpinista experimentado: después de una preparación larga y minuciosa, el alpinista busca y encuentra el pico que quiere ascender, y tras estudiar la mejor ruta que le llevará a la cima, asciende paulatinamente, permitiéndose los necesarios altos en el camino para descansar y recuperar fuerzas, y para reorientarse al contemplar la cima cada vez más próxima y, una vez llegado a la cúspide, gozando de la contemplación de las alturas alcanzadas. Es, además, un trabajo de doble carácter pedagógico: sabe presentar la obra de Canals de forma ordenada y clara, y sabe hacerlo de modo que el lector pueda comprender aquello que Canals vivía y enseñaba. Prevosti hace gala aquí de buen maestro haciendo brillar, quedando él escondido, las diferentes facetas de la persona y de la obra del autor que estudia, sin ocultar su simpatía pero, a la vez, presentando con objetividad y ecuanimidad la obra de la figura que estudia.

El rigor y la seriedad científica y metodológica del trabajo no son impedimento para que en el fruto de este esfuerzo se manifieste también la intensidad del apasionamiento tan particularmente vital que empapaba toda la vida y la obra de Francisco Canals y aquello que más le caracterizaba: su gaudium veritatis. Porque Francisco Canals buscaba, amaba y enseñaba la verdad, con ímpetu, con ansia, infatigablemente. Y lo hacía así porque entendía que la Verdad es el bien del entendimiento, y, por lo mismo, el bien de la persona. Esta misma gaudium veritatis es la que impregna cada una de las líneas del trabajo que el lector tiene ahora en sus manos. Confío en que se convierta en una alegría esperanzada que también le llene el corazón.

Mercedes Palet Fritschi,
Suhr (Suiza), 12 de octubre de 2015,
Festividad de Nuestra Señora del Pilar.

Introducción

La reflexión teológica sobre la historia, desde de La ciudad de Dios de san Agustín hasta nuestros días, ha sido un tema recurrente de la ciencia sagrada en la Iglesia. Pero hasta los albores de la modernidad, en los que la cultura humana ha ido cobrando una mayor conciencia histórica, el tratado teológico sobre la historia no adquirió un estatus adecuado y un nombre propio: la teología de la historia. Es nuestro deseo, al iniciar este trabajo de investigación, estudiar la teología de la historia, según Francisco Canals Vidal, por un doble motivo.

En primer lugar, porque ante la progresiva y universal extensión de la secularización y pérdida de la fe en el mundo en plena postmodernidad, surge inevitablemente la pregunta acerca del sentido de la historia. La apostasía de las naciones secularmente cristianas y la creciente ausencia de Dios en la sociedad deja al hombre de fe perplejo ante la afirmación del Concilio Vaticano II: «el Señor es el fin de la historia humana, punto de convergencia hacia el cual tienden los deseos de la historia y de la civilización, centro de la humanidad, gozo del corazón humano y plenitud total de sus aspiraciones» (GS 45). Con el deseo de comprender, a la luz de la fe, los designios de los tiempos nos proponemos «dar razón de nuestra esperanza» (Cf. 1Pe 3, 15) para que cuando veamos estas cosas, levantemos el corazón, porque se acerca nuestra liberación (Cf. Lc 21, 28). Así pues, con este trabajo deseamos comprender cómo «la Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección»[1], hasta que llegue aquel día, que la Iglesia espera, y «que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con una sola voz y “le servirán como un solo hombre” (Sof 3, 9)»[2].

En segundo lugar, pero en continuidad con esta motivación más personal, hemos escogido la teología de la historia en Francisco Canals Vidal porque él mismo la entendía como una necesidad para la teología actual: «la máxima urgencia para la teología de nuestro tiempo radica, nos parece, en la tarea de fundamentar una interpretación teológica del sentido de la historia»[3]. En este sentido, es natural el creciente interés por los estudios teológico-históricos en el ámbito de las ciencias teológicas. Pero al escoger a Francisco Canals como el autor, objeto de nuestro estudio, no lo hacemos solamente por una afinidad personal, sino porque tenemos la convicción del interés y valor de su pensamiento. Por lo mismo, al investigar sobre este autor, esperamos aportar al panorama actual de los estudios de teología de la historia una introducción a esta tradición teológica en la Iglesia.

Aunque para ello la lectura directa de la obra de Canals sería siempre necesaria, es cierto que su pensamiento en torno a la teología de la historia, disperso en una gran variedad de documentos y escritos muy diversos, no facilita su estudio y, a veces, hace difícil su comprensión completa. Así, en un esfuerzo de claridad y orden, hemos procurado recopilar toda la producción escrita y oral del autor, para ofrecer un trabajo que presentase de un modo objetivo y sintético el pensamiento de Francisco Canals Vidal sobre la teología de la historia. Con este propósito metodológico hemos intentado, con deseo de fidelidad, no forzar los textos para hacerles decir lo que no contienen, ni tampoco omitir nada que, por ser teológicamente menos común o más discutible, podría relegarse al olvido, cuando en Canals resulta si no central, al menos frecuente. Por este motivo, aunque nuestro trabajo no pretende hacer una valoración teológica del pensamiento de Canals, hemos procurado fundamentar teológicamente, según el pensamiento del mismo autor, tales afirmaciones. Por tanto, la finalidad del trabajo que ahora presentamos es, en un intento simultáneo de recopilación y de síntesis, ofrecer al lector una visión de conjunto fiel al pensamiento de nuestro autor y abierta a una profundización a partir de los textos mismos que se citan.

Esto nos ha obligado, por lo que se refiere a las fuentes, a limitarnos al estudio exclusivo del autor en detrimento de un trabajo más comparativo y contextualizado, que dejamos para otra ocasión. La naturaleza de esta tesis de licenciatura, en gran parte de carácter recopilatorio, se percibe en las numerosas y extensas notas a pie de página. En ellas encontraremos las fuentes directas de publicaciones, artículos, esquemas o conferencias en las que se refleja el pensamiento del profesor Canals que exponemos en el cuerpo del trabajo. Para poder ofrecer una visión sintética de conjunto, las fuentes se han utilizado indistintamente para justificar las afirmaciones que, según el orden mismo que hemos establecido para nuestro trabajo, venían al caso. Pues dado que en Canals casi no aparece evolución alguna en este tema, en cuyo caso la hemos anotado, nos ha parecido mejor estructurar su pensamiento sistemáticamente en cuatro capítulos.

En el primer capítulo presentamos la biografía de Francisco Canals y los rasgos generales de la formación doctrinal y personal que recibió de su maestro Ramón Orlandis Despuig, que le introdujo en la teología de la historia. Por este motivo, en el segundo capítulo estudiamos, brevemente, las fuentes directas de nuestro autor. Su maestro R. Orlandis y el jesuita J. Rovira fueron quienes le transmitieron la tradición escriturística y patrística de la teología de la historia que en los siguientes capítulos se expondrá. Así pues, en el tercer capítulo, se tratan dos cuestiones preliminares, a saber, el estatuto epistemológico de la teología de la historia, en cuanto ciencia teológica, y la cuestión terminológica e histórica en torno al término «milenarismo». Finalmente en el último y cuarto capítulo se expone, a la luz de las dos ciudades agustinianas, los principales conceptos de la teología de la historia de Canals y algunos desarrollos en torno al misterio de iniquidad y la consumación del Reino de Cristo en la tierra por el Segundo Advenimiento.

*     *     *

Finalmente sólo nos queda dar gracias a Dios y a todos aquellos que nos han ayudado a realizar este trabajo. Especialmente a José Mª Alsina Roca, a Ignacio Mª Manresa Lamarca y a Lucas Pablo Prieto que con sus correcciones y consejos me han estimulado a seguir adelante; a mi director de tesina, Luis Gahona Fraga, por haber acogido con interés este estudio y ayudarme a darle mayor enfoque teológico; a Isabel Surís Fàbrega y a toda la familia Canals Surís por las facilidades que me han dado para estudiar, recopilar y consultar documentos de Francisco Canals; a la Hermandad de hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón y a Schola Cordis Iesu donde he recibido esta tradición eclesial de esperanza en el Reinado del Sagrado Corazón; y a mis padres y hermanos porque en la familia he comprendido que el Amor de Dios, incluso ante el desconcertante misterio de la muerte, es más fuerte que el mal y da sentido y gozo a nuestra existencia histórica en este mundo hasta la vida eterna.

Notas:

[1] CEC 677.

[2] 2. Concilio Vaticano II, Nostra aetate, 4.

[3] F. Canals Vidal, Obras Completas I, 104.