Entrevista a Francisco Canals Vidal [2]

B. RELACIONES HUMANAS

Entrevista grabada el 3 Febrero 1985 por Lorenzo Mir Mir,
publicada en A solas con… (Barcelona 1985)

Bodas de oro de F. Canals Vidal y su esposa, Isabel

Bodas de oro de F. Canals Vidal y su esposa, Isabel

B-01 La Pareja y la Familia, ¿son en su origen instituciones producto de la cultura u obedecen a la Ley Natural? Lo que aquí llaman “la pareja”, que sería el matrimonio y la familia, son instituciones arraigadas en la natural inclinación del hombre, obviamente. Esto es un hecho que se puede demostrar filosófica y empíricamente; hay argumentos excelentes en el pensamiento tradicional.

B-02 La Familia, ¿reúne condiciones exclusivéts para ser la unidad básica de la Sociedad? Ciertamente la familia tiene un carácter de célula de la sociedad como decía Aristóteles. Es más inmediatamente natural que la sociedad política, aunque no sea tan plenaria. A pesar de que la amplitud de la sociabilidad humana no se agota ni se contiene en el horizonte doméstico, puesto que entre la familia y la autoridad política debe haber una serie de cuerpos intermedios de tipo territorial, económico, profesional, cultural, etc., en el sentido en el que la familia es célula de la sociedad, lo es de una forma irrepetible e incomparable con cualquier otra cosa. No se puede sustituir de suyo la familia por ningún otro tipo de agrupación.

B-03 ¿Qué funciones y en qué orden prioritario atribuye Vd. a la práctica sexual? La práctica sexual, por utilizar la terminología que utiliza la pregunta, es decir, la unión entre hombre y mujer, en cuanto al fin primero en el sujeto -lo que llamaban los pensadores escolásticos: el fin del operante-, busca la unión que, en sí misma, es algo que hace feliz al ser humano y le consuma en su realización. Visto como inclinación de la naturaleza -porque no es un arbitrio humano, no se escoge como se puede escoger una afición deportiva o estética-, el fin objetivo, la naturaleza misma de esta unión, es orientada constitutivamente a la procreación, como se ve por analogía con todos los vivientes. De modo que esta diferenciación que se hace del valor procreación y del valor amor es innecesaria. Los seres humanos se unen porque se aman, y tienen inclinación aamarse para engendrar. De manera que la primacía objetiva está en la generación y la de la apetición diríamos, de la propia plenitud, está en la unión. Son dos fines que están implicados uno en otro. Es decir, el matrimonio realiza el amor, y el amor, de suyo, es de naturaleza procreativo, fecundo.

B-04 ¿Cree Vd; en el Matrimonio? Si es así, ¿qué actitud individual para con el cónyuge considera que garantiza más la realización satisfactoria de dicha unión? Sí que creo en el matrimonio. Además lo sé, quiero decir que es una experiencia humana. Respecto a la actitud, antes de dar la respuesta teórica haré una observación. Supongamos que un marido le dice a su mujer que la quiere muchísimo, aunque no la necesita nada para sí mismo, sino que la quiere por ella misma y por los hijos, sólo con el interés de donación y de generosidad; yo pienso que la esposa se quedaría muy consternada, y legítimamente. Me parece que en el matrimonio ambos cónyuges tienen que reconocer práctica y vitalmente que se necesitan mutuamente, incluso para el propio bien individual de cada uno. Es decir, que en la unión, en el otro, se busca algo que también es para uno mismo. Esto hay que reconocerlo, porque de lo contrario no es unión propiamente conyugal. Lo que ocurre es que si alguien sólo buscase en el cónyuge su propia felicidad, viendo el matrimonio de una forma puramente egocéntrica, habría rebajado el carácter del otro como ser personal y tampoco sería un auténtico matrimonio. Cada uno de los cónyuges necesita del otro para sí mismo y además necesita darse al otro, para el otro y para los hijos. Así pues, el amor conyugal, que es el amor humano más profundo, tiene estas dos dimensiones.

B-05 ¿Qué opina Vd. de las relaciones íntimas prematrimoniales de una hija suya si la tiene o la tuviera? Sobre esto yo no tengo opinión, sino convicción. Son ilícitas. La experiencia no apoya la teoría de quienes las defienden como “matrimonio a prueba”. No conducen a matrimonios estables, porque no sirven a la maduración y al dominio de sí mismos de los que las practican; sino por el contrario son signo y causa de capricho y de ligereza y poca profundidad de los sentimientos.

B-06 ¿Considera positiva y saludable para el individuo la fidelidad sexual conyugal? ¿Por qué? Me reitero en lo dicho anteriormente.

B-07 ¿A partir de qué momento considera Vd. que un Ser Humano adulto empezó a merecer ser considerado como Ser Humano? Yo creo que ya merecía ser considerado como ser humano, antes del desarrollo que le llevó al estado adulto. Es decir, es ser humano en cuanto es ya un individuo de la especie humana distinto biológicamente de la madre. Los científicos aclararán cuándo es, pero parece que es desde que el óvulo fecundado comienza a desarrollarse autónomamente.

B-08 ¿Por qué en España, excepto en tres casos, no se acepta el aborto? Lo que se pretende defender con la no aceptación, ¿es menos defendible en el caso de embarazo por violación? Yo pienso que en España se acepta el aborto. Se señalaron sólo los tres casos porque se venía de una situación tradicional de no aceptación, y se tuvo que presentar la ley por UCD como una ley mejor que la que pudiese venir de otro partido situado en una posición ideológica más radical, ya que la ley del aborto aprobada por los socialistas es la misma que había puesto en marcha UCD. Al producirse el cambio político se respetaron estas tres excepciones -lo mismo ha ocurrido en Portugal, y en otros países-, que la experiencia pofítica y social indica que éstas después prácticamente no funcionan. El que parezca aceptarse sólo en tres casos es táctica política, debida a la presencia de un sector de la opinión pública que defiende el principio del respeto a la vida, ya que todavía no está creada totalmente la opinión pública en este sentido. Es cuestión de dinamismo político; es una apariencia. Yo creo que en España ya se ha introducido la legalidad del aborto, como dijo con acierto algún diputado: -Despenalización es lo mismo que legalización-.

B-09 ¿Cree Vd. que tiene que ir unida la no aceptación del aborto con la penalización? ¿No puede la despenalización obedecer a razones democráticas y sobre todo sanitarias dada la evidencia de su práctica en condiciones médicas peligrosas? Respecto a la primera parte de la pregunta, creo que la no aceptación del aborto exige la penalización. No se puede decir: -Esto es matar a un inocente, pero en tales casos no se considera delito-. Entonces, respecto a la segunda parte de la pregunta, no creo que la despenalización del aborto obedezca a razones de protección social para las clases económicamente menos dotadas, para evitar riesgos, etc. No lo creo.

B-10 ¿Recomendaría suprimir los concursos públicos de belleza femenina? ¿Por qué? He pensado poco en esto. Probablemente en ciertos modos de hacer haya una explotación diríamos comercial en base al sexo, tal vez ilegítima y corruptora. Puede ser que en otros casas -pienso en concursos a nivel local, como las “pubillas”, etc.- no sean nada especialmente condenable. Pero no es un tema que me interese.

B-11 ¿Cree que la Homosexualidad
– es una desviación que convendría corregir si se pudiera?
– es una desviación natural que no tiene por qué corregirse?
– no es ninguna desviación y puede ser igual de saludable que la heterosexualidad? – etc.? ¿Por qué? Yo no me he dedicado a estudiar este tema, y posiblemente pueda haber enfermedad somática en algunos casos, lo cual es un problema’ psicológico y médico donde a mí no me compete entrar. Lo queme parece importante señalar es que hay homosexualidad que es desviación moral, y que tiene que ser considerada como ilícita y corruptora de la vida social. Por tanto, en ningún caso se puede considerar que la homosexualidad se puede univocarcon la heterosexualidad, o considerarla en todo caso como algo que no tiene que ver nada con la responsabilidad moral del hombre; esta visión es totalmente ilegítima. Si se demostrase que no hay resposabilidad moral, entonces el homosexual tiene que ser sanado, tiene que ser atendido, tiene que ser cuidado. Lo que no se puede hacer nunca es considerarlo normalmente sano y sostener que no hay nunca problema moral en la homosexualidad, porque ciertamente lo hay. Nosotros no podemos entrar en el juicio de la culpabilidad de una persona homosexual, porque a lo mejor no la tiene; pero decir que no hay un problema éticó- en el hecho homosexual, es falso.

B-12 ¿Qué función positiva física, psíquica y/o espiritual encuentra Vd. que puede tener el Celibato para algunas personas? Esto se puede contestar a través del magisterio del Papa Juan Pablo II, en el que se ha tocado este tema muchas veces. Entendiendo lo que es el amor, se comprende a la vez el matrimonio y el celibato. Porque el celibato es una renuncia a un bien excelente, ordenada, en las personas aptas y llamadas a ello, a realizar el amor a los seres humanos desde una concentración del amor en Dios. De esta manera realizan mejor la unión con Dios, con la renuncia al amor humano, y desde este amor a Dios, la donación a los hombres puede ser realizada de una forma más universal. ¿Podríamos imaginar a Sor Teresa de Calcuta casada? Creo que es un ejemplo explicativo. Está más unida a Dios y, por tanto, es más feliz en este mundo en la unión completa a Dios sin la mediación del matrimonio, teniendo una donación más fecunda que cualquier madre que haya generado hijos. El celibato es un nivel más profundo y más universal del amor.

B-13 ¿Porqué diría Vd. que es tan común en el Ser Humano el hecho de que la sexualidad provoque el Pudor? Sí, porque la sexualidad es una inclinación natural que, de suyo y en este plano natural, es la más excelsa que puede realizar el hombre en lo natural, como es la unión interpersonal dirigida ala generación de seres personales humanos. En el plano natural, es lo más profundo y noble de la vida humana. Siempre que la inclinación afectiva y personal llegue a realizar algo que está ordenado a la unión, a la donación ya la procreación, este plano de placer subjetivo e inmediato es algo tan degradante comparado con su excelsa destinación, que hace que el hombre se avergüence de utilizarlo en un sentido egoísta y de puro placer temporal. En otro nivel, a todos nos repugna ver a una persona comer lanzada sobre el placer de la comida. Como que la operación sexual, tanto o más excelsa que la nutrición en su finalidad, es practicada en base también a un placer biológico, carnal, nos resulta perfectamente explicable que aparezca ese pudor, esa sensación de vergüenza de que los demás nos vieran practicando ese placer.

B-14 ¿Puede también el sexo ayudarnos a comprender la vida desde una perspectiva más amplia, más sana y más espiritual? ¿Por qué? Ciertamente. Como que ya he dicho otras cosas en esta línea, ahora citaré a Santo Tomás de Aquino, que dijo que el hombre se parece a Dios, no sólo por su racionalidad, su conciencia y su libertad, sino que también se parece a Dios en tanto que el hombre nace del hombre; la fecundidad es algo divino. Es decir, sin el sexo, la vida humana carecería de esta dimensión que es que el hombre unido a la mujer sea el principio vital de originación de seres personales. Esto es algo tan excelente que se comprende que todo lo que en esto se ordena, de suyo tiene que tener un carácter de plenitud en la vida humana. Es algo completamente perteneciente a la perfección del ser humano como ser personal.