Etiqueta: Sociedad

Sin Dios nadie tendría que obedecer a nadie…

¿Pluralidad versus Unidad?

¿Pluralidad versus Unidad?

La maldita metafísica atea; sin embargo la pluralidad no es principio de unidad.

Fragmento de una conferencia de F. Canals Vidal (11.XII.1999) en la que alude a la nefasta metafísica atea que subyace a la democracia moderna: “Sin Dios, principio trascendente, nadie tendría que obedecer a nadie. ¡Esto está clarísimo! No hay ninguna unidad en una sociedad sin que haya un principio trascendente, que ponga orden en aquella pluralidad…”

Entrevista a Francisco Canals Vidal [1]

Mi admiración primera, por encima de cualquier otra, se dirije a aquellas personas -y pienso en personas concretas que no voy a nombrar porque sería absurdo hacerlo- a las que el poeta mallorquín Costa y Llobera dedicó una poesía titulada «Als humils», en la que habla de la gente a la que los que no comprenden la realidad consideran vulgares, pero que son las personas que con mayor autenticidad y sinceridad cumplen su tarea en el mundo, no buscando la riqueza, ni el honor, ni el poder, sino el cumplir sus deberes en su vida cotidiana

Entrevista a Francisco Canals Vidal [2]

La familia tiene un carácter de célula de la sociedad como decía Aristóteles. Es más inmediatamente natural que la sociedad política, aunque no sea tan plenaria. A pesar de que la amplitud de la sociabilidad humana no se agota ni se contiene en el horizonte doméstico, puesto que entre la familia y la autoridad política debe haber una serie de cuerpos intermedios de tipo territorial, económico, profesional, cultural, etc., en el sentido en el que la familia es célula de la sociedad, lo es de una forma irrepetible e incomparable con cualquier otra cosa. No se puede sustituir de suyo la familia por ningún otro tipo de agrupación.

Entrevista a Francisco Canals Vidal [3]

Vitalmente me es imposible prescindir de la Fe. En el orden del pensamiento, puedo pensar racionalmente en Dios, y en este sentido, porque llevo muchos años estudiando y pensando en los temas metafísicos, puedo decir que me siento integrado en la gran tradición de la metafísica cristiana, que ve a Dios, desde nuestros conceptos racionales, como Aquel que es el ser infinitamente perfecto y, por tanto, viviente eterno, con inteligencia infinita y amor infinito; ser, vida, conocimiento, amor. Es el Ser infinito y la explicación absoluta de todo.